BLOG DE NOTAS

Icono

Manga, anime, cómic, cine y otros temas que me interesan

Rebobine, por favor

Hace ya varios años que en Hollywood hay una crisis creativa tremenda, que ha provocado que se versione todo lo versionable y más. De un tiempo a esta parte, éxito es sinónimo de versión de cómic, videojuego o novela de éxito. Toda la creatividad que hay en las series de televisión se ha perdido en los largometrajes.

Por esa razón son de agradecer iniciativas como esta, firmada por Michel Gondry, en la que el objetivo es hacer una buena película, sin más. Estoy hablando de Rebobine, por favor, una película que cuenta la historia de un videoclub de pueblo que está a punto de ser desahuciado por una empresa que quiere construir unos modernos edificios. La situación es peliaguda, pues el dueño de la tienda es un señor mayor que vive en el pasado –aunque intenta modernizarse a marchas forzadas– y su ayudante en la tienda y su amigo son dos tipos entrañables, graciosos, pero sin muchas luces. Precisamente por culpa de unos de estos muchachos, todas las películas del videoclub –en VHS– se borran. Los pocos clientes que aún confiaban en ellos devuelven furiosos las películas, reclamando el dinero o un trato ventajoso. La situación es trágica, pues el videoclub no puede permitirse perder dinero si quiere salvar la tienda. Por esa razón –y sin consultar con el dueño– deciden agarrar el toro por los cuernos. Si las películas se han borrado, ellos las reversionarán “a su manera”. Por supuesto, la idea es una locura. Hacer versión de un clásico como Los Cazafantasmas con sus medios y sus conocimientos es una locura. Pero lo más sorprendente es la respuesta de sus clientes…

Gondry se sirve de su película para rendir homenaje a algunos de los grandes clásicos del cine, usando para ello recursos caseros, graciosos a la par que resultones, para parodiar con buen gusto películas como El rey León, Hora Punta o la mencionada Cazafantasmas.

Michel Gondry, que tuvo una exitosa carrera como director de videoclips musicales, es un maestro a la hora de jugar con el espacio tiempo, usando efectos muy sencillos pero tremendamente efectivos. Es más, creo que en toda la película solo hay una escena con efectos especiales y está más que justificada.

Rebobine, por favor es una película más que recomendable. Graciosa, ingeniosa, bien hecha.

-En la web oficial puedes ver vídeos sobre la película.

-En YouTube puedes ver el trailer.

Anuncios

Archivado en: cine, opinión

Kill Bill tipográfico

Me gusta el cine, aunque no soy un cinéfilo que lo vé y lo compra todo. Y me gusta el mundo de la tipografía. Ya dije que intentaría abir este blog a más temas y con esto empiezo. Para todos los que hayáis visto Kill Bill –en versión original, a poder ser– mirad este vídeo en el que se escenifica la escena en la que Lucy Liu se hace la chula. En lugar de actores, tipografías. Que sirven para casi cualquier cosa y no piden esas cantidades de dinero para actuar…

Archivado en: cine, tipografía, , , ,

La experiencia de ir al cine…

Se está hablando de que la piratería está destrozando la industria del cine. Que con tanta copia ilegal, con tanto Top Manta y con tanto P2P, el cine está dejando de ganar dinero y viniéndose abajo.

Quizá soy un poco raro al decir que, a excepción de alguna serie de anime nueva que me llama la atención y algún CD de música de animación, me considero bastante “legal” en este asunto. Seguramente no veré tantas cosas como aquellos que tiran de P2P. Me gusta ver un cómic bien editado, me gusta ver una película bien editada, que se vea bien, con algunos extras y, en general, me gusta tener las cosas bien hechas. Siempre he considerado a las redes P2P como la “prueba de fuego” a la hora de comprarme algo. Si me llama la atención algo y no encuentro la manera de probarlo antes de comprarlo, lo bajo y lo testeo. Si me gusta, seguramente me dirigiré a la tienda habitual para hacerme con la versión original. Si no me gusta, lo borro y tengo una opinión.

Recientemente he escuchado que el propio Paolo Coelho ha distribuído sus libros por las redes P2P, por iniciativa propia. Curiosamente, las ventas de sus libros no han bajado y, en algunos países, aumentaron. Si un día me quiero comprar unos zapatos, antes de comprarlos me los pruebo, es así de fácil.

Pero el tema de esta entrada no tiene nada que ver con la piratería. Vuelvo al tema del cine y, concretamente al hecho de “ir al cine”. Recientemente fui a ver No es país para viejos, película en la que participa Javier Bardem. Este proyecto ha tenido mucha repercusión mediática en España, debido a la participación del actor y a la gran cantidad de premios que ha recibido por su actuación. En ningún momento se ha vendido como una comedia, ni una película infantil, ni nada por el estilo. Las imágenes que se incluían en los reportajes eran de corte violento. Bien, parece obvio, ¿no? Sigamos, pues.

Vamos al cine, nos gastamos 12 euros en las entradas y nos disponemos a ver una película para adultos. La sala estaba moderadamente llena. A los pocos minutos, los hermanos Cohen demuestran que con su película nos vamos a reír muy pocas veces. En uno de esos momentos de tensión y violencia, cuando todo el cine está en silencio, se oye una voz infantil, de no más de 5 años, diciendo: “mama, mama”. Esa voz, se repitió en varias ocasiones, logrando enfadar al respetable, que mostró su ira con un castizo: “A ver si nos callamos de una vez, por favor”.

Seguro que, ¿alguien me lee?, cualquiera de vosotros habrá tenido algún tipo de incidente de este calibre. Pagas un dinero por ver una película con tus amigos y complementos (palomitas, chucherías, etc.) y ocurre cualquier cosa de estas:
– Los típicos niñatos que vienen al cine a tocar los huevos. Seguramente no saben que con lo que se gastan en ir al cine, se podrían comprar un cómic, una película o un rollo de cinta aislante (para sus bocas).
– El típico dúo que decide que durante una película es el mejor momento para hablar de sus cosas (“La Mari se acuerda de esta, no le voy a hablar en mi vida. ¿No sabes lo que me ha hecho? Pues verás…)
– Lo que he bautizado como “Audiocomentarios”, que no es otra cosa que el típico ser que piensa en voz alta en un sitio donde hay X personas en silencio (viendo una película).

Y sí, quizá pensaréis que soy un burgués. Y quizá por eso estoy dejando de ir al cine. Quizá por eso me espero al DVD y quizá por eso, un día, optaré por comprarme una buena tele, con todos sus complementos, y ver el cine en casa.

La piratería está destrozando la industria del entretenimiento, de eso no hay duda. Pero hay muchos otros factores que, al menos a un servidor, le molestan lo suficiente como para pensárselo mucho a la hora de ir a un cine, reservando estas ocasiones para citas ineludibles, como la peli de Indiana Jones.

Por cierto, No es país para viejos no está mal y tiene un final que te dejará con la boca abierta (what the fuck?). Pero, por favor, cuando uno va al cine no quiere “extras”. Eso lo deja para la edición en DVD…

Nota mental: la próxima entrada no la hagas de opinión…

Archivado en: cine, critica, opinión

Comentarios Recientes

carlos posion en No entiendo Twitter
Alice en No entiendo Twitter
tany en No entiendo Twitter

Calendario

noviembre 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Estadísticas

  • 8,215 visitas

Ha gustado...

  • Ninguna